Miércoles, 12 de Septiembre de 2012 14:51

ENTREVISTA A : DOMINGO SICILIA , CIRUJANO PLÁSTICO DE LEBRIJA.

P: ¿ Viene de familia esta profesión a la que usted se dedica ?
R: En mi familia no hay antecedentes de familiares en el ámbito profesional sanitario.
P: ¿ Siempre quiso usted dedicarse a la medicina , o sea , ser cirujano ?


R: Me gustaban desde pequeño dos carreras, la medicina y la ingeniería, y lo que sí está claro es que en el ámbito de la medicina, aunque me gustaban muchas ramas, solo quería especialidades quirúrgicas (cirugía).
P: ¿ Cómo se siente uno al ser el segundo mejor cirujano plástico de toda España y el primero en Andalucía ?
R: No me considero ni creo que sea el mejor cirujano plástico, sí es cierto que en mi vocación por las técnicas de microcirugía reconstructiva he alcanzado un nivel entre los mejores de España y el primero de Andalucía. Y, ciertamente, me siento orgulloso y contento de hacer lo que más me gusta y disfrutar con los nuevos retos.
P: ¿ Qué le llevó a escoger esta profesión ?
R: Quizás la faceta, en cierto modo, artística que conlleva la especialidad y en cierto momento me impresionó cuando era pequeño ver en la tele la realización de los primeros reimplantes de dedos. Cosa que para entonces, para mí era ciencia ficción.
P: ¿ Cuál ha sido la operación más difícil para usted ?
R: Cada intervención de microcirugía conlleva una enorme complejidad y te encuentras en muchas ocasiones, en situaciones muy difíciles sin margen de error que pueden llevar al fracaso de la intervención y provocar un perjuicio para el paciente, desde la pérdida de una mano, pérdida de una pierna, no poder volver a comer...
Sin lugar a dudas, el transplante de cara ha sido la situación que podría considerar de hecho como traumática, dado que bajo mi responsabilidad recaía que el tejido de cara transferido fuera viable o no, ya que era el cirujano que realizaba las anastomosis vasculares y nerviosas de la cara del donante al receptor y en caso de fracaso la situación era de consecuencias gravísimas (el paciente quedaría sin rostro)