Miércoles, 12 de Septiembre de 2012 14:44

El Virgen del Rocío cuenta ya con un candidato para el primer trasplante facial

El Virgen del Rocío cuenta ya con el consentimiento del primer paciente candidato para realizar una intervención pionera en el ámbito estatal, el trasplante de tejido facial. El siguiente paso para aplicar esta terapia -sólo se han descrito cinco casos en el mundo- es un exhaustivo informe, que incluirá un estudio psicológico al paciente. Los resultados del estudio médico serán sometidos al veredicto del comité ético del hospital. Y en la última fase del proceso, la operación tiene que contar con la aprobación de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), que tiene la última palabra en cada caso.

El trasplante de tejido de donante en el rostro es la última opción terapéutica para solucionar graves problemas de salud provocados por tumores, traumatismos o malformaciones congénitas que impiden al paciente desarrollar una vida normal. Estos enfermos se ven obligados a vivir recluidos en sus hogares y suelen sufrir graves dificultades para realizar acciones vitales como comer o respirar. Los pacientes que se someten al trasplante de tejido en la cara tienen que medicarse de por vida para impedir el rechazo del injerto. Tras la operación, los pacientes tienen que acudir de manera sistemática al hospital para realizar sesiones de rehabilitación.

La mayoría de las deformidades faciales pueden solventarse actualmente mediante la utilización de tejidos del propio paciente, que son reimplantados en la zona afectada. El trasplante de tejido en la cara procedente de un donante cadáver "sólo se emplea en casos extremos, cuando se han agotado las posibilidades", explicó ayer el cirujano Domingo Sicilia, durante el XLIV Congreso Nacional que celebra la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, en el Palacio de Congresos de Cádiz. Este especialista vaticinó que "los trasplantes de tejidos de una persona a otra poco a poco serán habituales. Será igual que cuando en su día se hizo el primer trasplante de corazón y, entonces, nadie creía en ello".

El doctor Sicilia, miembro del equipo del Virgen del Rocío que participa en los trabajos para realizar el primer trasplante de cara, adelantó ayer que el hospital cuenta ya con el consentimiento de uno de los tres pacientes candidatos para esta terapia. Sicilia recordó que la Ley de Protección de Datos y Protección del Paciente impide la divulgación de más datos sobre los enfermos. Durante el encuentro nacional de cirujanos plásticos, Sicilia incidió en el debate sobre la preocupación suscitada en torno a la posibilidad de que la familia del donante pueda llegar a reconocer a su ser querido en el receptor una vez que se practique el injerto. El cirujano descartó esta posibilidad: "No es así, ni se reconoce a este -por el donante- ni se reconoce tampoco a la persona que lo recibe. El cerebro, la estructura ósea y los músculos siguen siendo los del receptor". Una vez que culmine todo el proceso burocrático que requiere esta operación pionera, comenzará la búsqueda del donante idóneo para cada caso.