Miércoles, 12 de Septiembre de 2012 15:03

Viamed aplica con éxito una nueva técnica para la reconstrucción mamaria

El Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz ha incorporado en sus servicios una nueva técnica para la reconstrucción mamaria a mujeres que han superado el cáncer. El equipo de Cirugía Plástica de este centro privado realizó el 20 de agosto la primera intervención, con buenos resultados, a través de la técnica denominada DIEP, que se centra en reconstruir la mama con piel y grasa del abdomen de la propia paciente mediante un procedimiento de microcirugía vascular que requiere de una enorme precisión.

Esta técnica, que también se aplica en el hospital público Virgen del Rocío, aporta enormes ventajas para la mujer, ya que puede recuperar la mama con su propio tejido y el resultado es más natural. Con esta incorporación en la cartera de servicios, Viamed se ha convertido en el primer centro privado en aplicar esta cirugía en Andalucía, que está indicada para pacientes que han sido sometidas a tratamientos agresivos para afrontar el cáncer, como son la extirpación de la mama y la radioterapia.

Durante el mismo acto quirúrgico, los cirujanos trasplantan en la axila de la paciente ganglios linfáticos extraídos previamente de la ingle. Este paso en el quirófano permite tratar el linfedema, una inflamación que se forma en el brazo cuando el tumor maligno obliga a extirpar los ganglios de la axila para impedir que el cáncer se extienda a otras partes del organismo. Esta extirpación de los ganglios produce retención de líquidos por la falta de drenaje. Este problema se soluciona "al transferir ganglios superficiales de la ingle. Con ello el drenaje comienza a recuperarse en un plazo de dos meses tras la operación y se elimina así la inflamación", explica el doctor Domingo Sicilia, jefe de la Unidad de Cirugía Plástica en el hospital, que atesora una amplia experiencia en este tipo de intervenciones en la sanidad pública y privada. Con el paso del tiempo, los ganglios transferidos son capaces de generar nuevos conductos linfáticos en la axila permitiendo mejorar la circulación linfática dañada. Como los ganglios que se extraen para el trasplante son superficiales, su extracción no provoca daños en la ingle.

Esta complicada operación requiere de alrededor de ocho horas de quirófano y materiales quirúrgicos de última generación ya que los especialistas trabajan con vasos muy finos, con un calibre de un milímetro o milímetro y medio. En la intervención los cirujanos unen "arterias y venas de pequeño calibre bajo microscopio quirúrgico para reinstaurar el flujo sanguíneo del tejido autotrasplantado para asegurar la viabilidad del tejido para reconstrucción de la mama", añade el doctor Sicilia, que ya ha intervenido con esta técnica a 150 mujeres.

La cirugía clásica para estos problemas se basa en utilizar prótesis artificiales para la reconstrucción mamaria. Una opción u otra depende de la dimensión de las secuelas que ha dejado el cáncer en cada caso.

"Las pacientes con linfedema que ya se han sometido a la reconstrucción mamaria mediante otras técnicas o que no consideren este problema una prioridad pueden beneficiarse de un trasplante aislado de ganglios linfáticos de la ingle a la axila para mejorar la circulación linfática de la extremidad", añade. El equipo de Cirugía Plástica que dirige el doctor Sicilia se encuentra integrado en la Unidad de Patología Mamaria de del Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz, por lo que "la reconstrucción mamaria se contempla desde el diagnóstico inicial de la enfermedad, ofreciendo a las pacientes la posibilidad de una reconstrucción inmediata en el mismo acto de la mastectomía".